"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

7 ago. 2011

KAREN ELSON, "The Truth is in the Dirt" "La verdad está en la suciedad" (2010).


Karen Elson (Olham, Manchester, Reino Unido, 1979) pasó de supermodelo a cantante. Portada en Vogue con 17 años, anoréxica, juguete de los sádicos de la moda… o lo que es lo mismo, carne de cañón del circo de la mentira. Que todos mentimos pero la farándula de los flashes lo hace a manos llenas aunque lo cubra de glamour. Y sin embargo, Karen parece que sabe de la verdad. Podía haberse dejado engañar, al fin y al cabo ganó mucho dinero, esa poderosa mentira que hace que lo malo parezca bueno y que lo absurdo tenga sentido. Quiso ser cantante, y lo logró. Y pocos saben que antes de grabar su hasta el momento único disco (“The Ghost Who Walks”, 2010), colaboró con Robert Plant o cofundó The Citizens Band, quienes versionaban temas de la Velvet Underground al estilo cabaretero. Así que, hablando de verdades y de mentiras, es mentira que Karen Elson es otra modelo más que se da el capricho de cantar ni tan siquiera que su marido Jack White (White Stripes) la haya enchufado. Lo que sí que es verdad es que el mundo está lleno de envidia. De la mala.



La verdad. Un tema tan cotidiano, tan trascendente, pero tan hipócrita… del que se prefiere casi no hablar. “Huye de la verdad como de la peste”, parece decir la sociedad. Mejor mentiras piadosas. No le digas que está muerto en vida; no preguntes si te vendió; no le digas que se pudre en ese trabajo; no preguntes si le gusta tu blog; cállate el que parece amargado. Miente. Su mujer no es una bruja y pon cara de interés si sólo dice tonterías. Te lo agradecerán y tú vivirás mejor. No le digas por supuesto a tus votantes que no tienes ni puta idea de lo que está pasando y que, según te han dicho los que parece que saben, vas a tener que joder a quien no tuvo la culpa. Quizá haya indignados que prefieran la verdad. Pero lo dice Karen Elson; “la verdad está en la suciedad”. En la mugre. Es fea. Y casi nadie quiere que le muestren esas obscenidades.

El tono cabaretero de la canción, sin embargo, induce a pensar en otro tipo de verdades sucias; las del amor. Las verdades más difíciles de tragar, las más profundas, las que no reconoce nadie. “Ya no te quiero”, “te engañé”, “te mentí aquella vez, y aquella otra…”  Verdades de vertedero, como todas las verdades que son importantes. La verdad está en la suciedad del suelo, no en tu lengua envenenada o en tus ácidas lágrimas. Con un homenaje a los pintores prerrafaelistas (Karen es caracterizada como la Ofelia de Millais) y a su época de finales del siglo XIX, la canción me traslada al París bohemio de la Belle Époque, el de los valores artísticos de Libertad, Belleza, Amor, Vida y… Verdad.  Buena combinación bohemia que a veces se olvida y confunde. Los artistas han jugado a la mentira muchas veces, pero la estética del vídeo y su música, recoge esos ideales que llevaron a cabo a veces en cabarets de mala muerte la generación de Rodin, Baudelaire, Toulouse Lautrec…

Rodeada de grandes músicos de The Dead Weather (también le dan un toque a cabaret del salvaje oeste), The Morning Jacket y The Citizens Band, y producido por Jack White, consiguen crear una atmósfera musical para escuharla a medianoche… o más tarde, si piensas en esa o aquella verdad que no te deja dormir.



Letra traducida de "The Truth is in the Dirt" ("La verdad está en la suciedad")
(Canción original en inglés)

La verdad está en la suciedad del suelo.
La verdad está en la suciedad del suelo.
No en tu cuna oxidada con tu cuchara de oro.
Cuando el suelo se abra, te tragará.

La verdad está en la suciedad del suelo.
La verdad está en la suciedad del suelo.
No en tu lengua envenenada o en tus ácidas lágrimas.
Deja a la verdad gritar en tus oídos.

Aquí viene ella, está matando el tiempo.
Las llamas queman tras sus ojos.
Aquí viene ella, está matando el tiempo.
Las llamas queman tras sus ojos.

La verdad está en la suciedad del suelo.
La verdad está en la suciedad del suelo.
No en tus zarpas, que cubren el rasguño hasta que sangra
Derribando a los muertos consigue lo que necesita.

La verdad está en la suciedad del suelo.
La verdad está en la suciedad del suelo.
No en el ardiente caballo del sol de medianoche.
El fuego convertirá tus huesos en polvo.

Aquí viene ella, está matando el tiempo.
Las llamas queman tras sus ojos.
Aquí viene ella, está matando el tiempo.
Las llamas queman tras sus ojos.

La verdad está en la suciedad del suelo.
La verdad está en la suciedad del suelo.
No en tu cuna oxidada con tu cuchara de oro.
Cuando el suelo se abra, te tragará.

Página oficial de Karen Elson

No hay comentarios:

Publicar un comentario