"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

5 nov. 2011

BAND OF HORSES, "The Funeral" Uno no está derrotado hasta que acepta la derrota (2006).


“The Funeral” es para mí una de las grandes canciones del siglo XXI. Forma y fondo en armonía, para, poéticamente, exponer de forma brillante un tema con el que cualquiera puede sentirse identificado; el fracaso. Es más, el fracaso anticipado, la preparación para el fracaso, la idea de derrota rondando tu vida y enturbiándola. “En cada ocasión estoy preparado para el funeral” repite Band of Horses en este tema. No se trata tanto de la muerte física, como de esa sensación que se sufre cuando una relación se rompe. Preparar el traje negro y tener pagado el nicho y el ataúd, para cuando ella se vaya.

La canción es triste. No sólo por esos simples acordes del principio que marcan gran parte de la canción, demostrando que lo simple puede provocar mucho más que una fanfarria barroca de guitarras sin sentido. Es triste por la idea, que es a la vez un aviso. “Estoy preparado para el funeral”, un aviso que se hace en una relación tempestuosa. Como en una especie de maldición fatídica, asume la derrota antes de tiempo. Alguien dijo una vez que “uno no está derrotado hasta que acepta la derrota”. Pues bien, Ben Bridwell (Irmo, Carolina del Sur, 1978), cantante y guitarrista de la banda, se rinde en mitad de la batalla.  Porque todos sabemos que el amor no es otra cosa que una confrontación de miradas, momentos, gestos, palabras, caricias, sonrisas y lágrimas. Cuando se está en mitad de esa lucha, cualquiera piensa en la victoria absoluta, por eso prepararse para la derrota más estrepitosa es profundamente triste. Sí, también honrado e incluso generoso. Al fin y al cabo, nadie se siente más villano que el que abandona a alguien. La canción lo absuelve.

Pero también es una canción épica, como todas las baladas que saben pasar de lo pequeño e íntimo a lo grandioso con un cambio de ritmo que pone la piel de gallina. Este aspecto épico y triste, este carácter de balada rock de las que se hacen cada vez menos, esta capacidad de llegar a todo el mundo por melodía, música y letra, es la que ha llevado a “The Funeral” a ser uno de los temas más utilizados por el cine y maltratados por la publicidad, además de ser versionada hasta la saciedad. Dos de las mejores películas del pasado año 2010 contaban con este tema en su BSO; la francesa “Pequeñas mentiras sin importancia” (emotiva, sincera, cómica pero dramática) y “127 horas” (intensísima).

"The Funeral" deja algún pequeño resquicio. Al fin y al cabo, prepararse para la desgracia significa asumir que todo saldrá mal pero provoca valorar cada instante en que todo está saliendo bien… En cualquier caso, ese inexorable funeral, será un “soleado funeral”. Hay quien nunca debe prepararse para ninguna derrota porque nunca entra a ninguna batalla, nunca arriesga. “Basta con no amar, nunca, a nada, a nadie. Es la única receta infalible para no sufrir” (de la película Caballos Salvajes, 1995). Ben Bridwell canta en The Funeral que, a pesar de ese negro futuro, habrá merecido la pena. “Soleado funeral”; triste, sí, pero bonito. Y hay poco espacio para lo bello hoy.

The Funeral forma parte del primer LP de Band of Horses (“Everything All The Time”, 2006) una banda que comenzó así de fuerte con el ya mítico sello discográfico independiente Sub Pop. Estilo ecléctico de rock “indie” de raíces sureñas a pesar de nacer como banda en Seatlte, dos canciones de Band of Horses no se parecen.

El vídeo nos invita a sufrir con el derrotado que ahoga sus penas en alcohol, típica imagen asociada al rock. Lo que no es tan típico es que el perdedor es un señor ya mayor, que huele a soledad más que alcohol por los cuatro costados, al cual acompañas hacia su inevitable fin.

Esta es la canción original
Aquí el vídeo oficial



Y aquí tocada en directo subtitulada al español






9 comentarios:

  1. Que añadir a tan bella factura realizada ante esta canción…, simplemente que me encanta esta entrada, la canción elegida, el texto que le acompaña y …… estoy totalmente de acuerdo con la frase “Basta con no amar, nunca, a nada, a nadie. Es la única receta infalible para no sufrir”. Mageola.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias... ¿pero con esta canción cualquiera se inspira verdad? Y respecto a esa frase de película... hay que estar muy seguro de lo que se quiere elegir, porque luego no hay vuelta atrás.

    ResponderEliminar
  3. Perfecta para esta crisis de los 30 y tantos.....

    ResponderEliminar
  4. Este post me ha conmovido bastante

    ResponderEliminar
  5. Me encanta lo que has escrito de esta canción :) de verdad de la buena, es la banda sonora de mi día de hoy y leer palabras tan bonitas me ha emocionado mucho jajajaja

    ResponderEliminar
  6. Are you ready? Not always, talking about our love!!
    Fear of the dark?
    Not yeat, I'm waiting for the funeral...

    ResponderEliminar