"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

30 may. 2012

SLEIGH BELLS, “Demons” Un poco de mala leche (2012).


Sleigh Bells… ummm… No sé si esto es una mezcla perfecta entre los riff adictivos de los grupos heavy hortera de los ochenta y el indie pop más cool (oh yeah…). No sé si su segundo disco, “Reign of Terror” (febrero 2012) es más bien nosise-pop blandito, si esos guitarrazos lo convierten en rock, si esa base electrónica hará que sea digno del local moderno de turno de este verano, o si esa vocecilla femenina de los años 60 lo harán un disco comestible para mucha gente. Todavía no sé si me gusta el disco este o no… Tampoco sé si es puro pose de chica guapa pija rebelde de chupa de tachuelas o yo soy un paleto, que para eso son de Brooklyn. Y es que desde que la burbuja inmobiliaria echó a la bohemia del Village en Brooklyn se cocina lo más “in”. No sé si son originales o una copia más inteligente de lo que hacen Tin Tings. No sé si es una patada en la boca o un envoltorio hermoso pero vacío.

27 may. 2012

RICHARD HAWLEY, "Standing At The Sky´s Edge" Si París entero no fuera solamente la tumba Jim Morrison (2012).

Si Jim Morrison realmente no hubiera muerto en esa bañera. Si París entero no fuera solamente la tumba Jim Morrison y siguiera vivo. Si hubiera roto artísticamente con Ray Manzarek, que emocionalmente ya rompió desde que el bueno de Ray no aceptaba el camino del malo de Jimmy. Si hubiera dejado las drogas pero las drogas no le hubieran abandonado del todo a él. Si hubiera pactado con el diablo como Ketih Richards para seguir vivo. Si aún le quedara algo de voz. Si hubiera vivido todo lo que vivió y además hubiera sobrevivido a los convulsos setenta, los hortera años ochenta, los grises años noventa y viviera resignado el mundo en crisis actual… cantaría algo parecido a “Standing At The Sky´s Edge”. Estaría cansado, seguramente triste, y no sería el Rey Lagarto, sólo un anciano venerable al que ya nadie iría a verlo morirse en directo. Pero alguna vez le brillarían los ojos y querría, aunque fuera cantando, convertir la realidad en sueños lisérgicos. La Tierra es redonda pero gusta sentirla plana por momentos.

24 may. 2012

BIG DEAL, “Seraphine” ”Yo podría durar para siempre en tus brazos sabiendo que nada es para siempre” (2011).


Un diálogo de guitarra eléctrica y otra acústica, y un diálogo vocal entre Alice Costelloe (Londres, 1993) y  Kacey Underwood (California, 1983). Nada más, ni percusión ni bajo. Simple y delicado, minimalismo para expresar la complejidad de las emociones humanas entre la juventud y la madurez. Eso es Big Deal, un dúo que sacó su disco debut “Lights Out” el año pasado y que tiene un origen curioso. A él, profesor de música que buscaba crear un proyecto de banda, una compañera le presentó a su hija, con la intención de que probaran algo juntos. El resultado, ese “Gran Acuerdo” (Big Deal), doce canciones no aptas para estadios, alejadas de la épica, con melodías sencillas, armonía vocal y a la vez cierta sofistificación, que para eso son “indies”. No son simples canciones bonitas simples. Y como muestra, “Seraphine”, un tema que no fue single y que convierte algo aparentemente prosaico como una noche de amor fugaz en algo poético, melancólico, con regusto a tristeza, que es el sabor que queda cuando alguien quiere más de quien no quiere darte más.

4 may. 2012

DOCTOR DESEO, "Abrázame" Los abrazos valen de mucho y las palabras de nada (2004).


Un sábado de noviembre de 2003, Marco Antonio se subió al escenario de una sala de Pamplona. Nadie sabía que sería su último concierto. En los ochenta, había llevado una vida de excesos y punk como cantante de Tijuana in Blue y esa banda disuelta hacía una década había vuelto a los escenarios. Marco Antonio volvía a ser Eskroto, su antiguo nombre de guerra. Por el camino se le conoció como Gavilán, cuando cansado, se había retirado a México y al volver fundó la también excesiva banda Kojón Prieto y los Huajolotes. Pero ese sábado Marco Antonio volvía a los orígenes, tocaba en casa acompañado de El Drogas de Barricada y otros músicos amigos. El telón se abrió cuando Marco Antonio terminaba unos versos de Bequer; “¡Dios mío, Dios mío, qué solos se quedan los muertos!” y cuentan las crónicas que fue memorable. Uno de los privilegiados asistentes ese día al concierto era Francis, voz del grupo vasco Doctor Deseo. Al acabar se fundió con Marco Antonio mientras este, emocionado, le dijo “abrázame y no me digas nada”. Al día siguiente, Marco Antonio, Eskroto, decidía quitarse la vida ahorcándose con 38 años. Esta es la canción que Francis compuso en su recuerdo.

2 may. 2012

GABBA GABBA HEY! CUMPLE UN AÑITO

Hoy hace un año que nació Gabba Gabba Hey! Al menos ha durado un año. Hay blogs que duran menos que una promesa de amor eterna hecha en caliente, y temía que este también muriera prematuramente. Ciento seis artículos, muchos menos de los que pretendíamos en principio, pero no hay más intención que escribir sobre música que me gusta y compartir sensaciones y pensamientos, y en la vida hay demasiadas cosas que hacer, en qué preocuparse y qué pensar como para masturbarme mentalmente en este sitio demasiado a menudo.

Cumplir años da para pensar que qué rápido pasa el tiempo. Pero peor es no cumplirlos. Así que claro que Gabba Gabba Hey! está de celebración. Que nos quiten lo bailao. Escribir ha alejado fantasmas, ha servido para soltar lastre, para buscarle otras perspectivas a la música que me gustaba, para apreciarla mejor, para que cuarenta y dos mil veces alguien haga click y participe de esto… Poco o mucho… es algo. En este año en que la economía, los derechos, muchas ilusiones, la calidad de vida, han ido  cuesta abajo y sin frenos. Este año en que ver un telediario es un ejercicio de puro masoquismo. En este tiempo de bocas abiertas que no dan crédito, de amigos en paro, de frustración y falta de perspectivas… al menos queda la música. Quedan muchas más cosas, pero al menos una parte de lo bueno que siempre ha habido y esperemos que siempre haya, que es el lado poético de la vida, la belleza, la comunicación, la diversión, la creatividad, la sensibililidad, la crítica… todo lo que lleva o puede llevar dentro una canción, permanece. Quizá pongan un impuesto sobre sentir y cualquiera no pueda escuchar música un día. De momento, nos sigue quedando la música.

Y aprovechando la ocasión quizá es momento de hacer autocrítica. Algunos sí, pero muchos conocidos y amigos ni conocen de la existencia de Gabba Gabba Hey!, es un medio como otro cualquiera de disfrutar de la libertad del anonimato. Por eso me gustaría saber qué piensan los que pasan por aquí, por curiosidad, por conocer otras ópticas.
 
Por una vez pondré una canción anterior al años 2000 aprovechando la ocasión y que los míticos Los Enemigos están de vuelta este año. Esta canción es un brindis. “El tiempo es veneno y sólo con veneno se puede al veneno vencer. Así que yo relleno mi copa otra vez y me vuelvo a hacer querer”. Bienvenidos los que dejáis caer alguna vez por aquí, gracias a los que comentáis o votáis en las encuestas. Ánimo y salud para todos.