"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

19 ene. 2012

THE KILLERS, "Read my Mind", Destripando lo que ya es clásico (2006).

The Killers es uno de esos grupos del siglo XXI de los que ya se ha escrito todo y de los que se exige siempre el máximo. Sobrepasaron la barrera de lo mainstream hace tiempo y hoy los conoce cualquiera que haya visto un simple anuncio de la tele. Son tan buenos y han tenido tanta repercursión que evidentemente han generado fobias, sobre todo entre snobs de los que “el primer disco era mejor” es su frase favorita o “sonaban mejor cuando tocaban en locales pequeños”. Pero yo sé que todos piensan en su fuero interno que han dejado ya para la posteridad algunas de las mejores canciones de este siglo. “Read My Mind” (del álbum “Sam´s Town”, 2006) es una canción archiconocida, y archidesconocida. Cualquiera la asume como un temazo que transmite épicamente una especie de fuerza, de alegría, y a su vez muy pocos son (somos) capaces de interpretar el mensaje que lanza una letra tan enigmática como poética.




No se trata de tener un inglés más refinado o no. El significado de la letra de “Read my Mind”, así como su posible relación con su vídeo tan especial, está abierto a interpretaciones. No es nada fácil, no es lineal y tampoco tendría por qué serlo. No expone una historia ni mensaje claro, son un conjunto de imágenes y metáforas que sugieren conjuntamente con la melodía épica pequeñas visiones de la vida y estados de ánimo; “los buenos días del pasado” (nostalgia); “un beso sutil que nadie ve” (¿traición quizás?); “un  acento sureño” (¿lenguaje confuso?); “un mundo que nadie ha visto” (¿esperanza de una vida mejor?); “la reina adolescente, la pistola cargada” (¿una mujer caprichosa, con alma de mujer fatal?.
 
 
En su sentido literal puede llevarnos a considerarlo una relación de pareja intensa que pasa por momentos difíciles; “voy a acabar con esto, puedes leerme la mente?”. En la que se aprecian dificultades (“es gracioso ver cómo te rompes esperando alguna señal”) pero en la que ambos se necesitan (“yo no brillo si tú no brillas”) y les gusta necesitarse (“apoya tu cabeza en mí”). Un remolino de sensaciones que acaba con el reconocimiento de que el mundo es más bello a su lado, cuando ella lo conoce tan bien como para leer su mente; “las estrellas son brillantes como diamantes rebeldes cortados fuera del sol… cuando lees mi mente”.

En Ideasnopalabras.com existe una interpretación diferente, más profunda y abierta. Se atreve a considerar “Read my Mind” algo así como el mensaje de un nuevo profeta que anima a la gente a un cambio vital profundo. Puede que tenga que ver el hecho de que Brandon Flowers (Nevada, 1981) fuera hijo de mormones y que lo trascendental filtrado bajo su especial personalidad siempre le haya influído. En esta versión de la letra “read my mind” significaría algo así como “¿podrías tomarte un tiempo y reflexionar?” o “¿podrías escucharme por un momento?”. Aquí la canción se presenta como un revulsivo, un agitar de mentes, un llamamiento al cambio de mentalidad, de vida, frente a las excusas o un mundo absurdo. Pretextos, que si los viejos tiempos eran mejores, que si el hombre era más honesto y de un espíritu inquebrantable, en espera de la Tierra Prometida... Si hoy la negación sigue que parece nadie notar, al igual que la cruz que se lleva a todos a cuestas.”
 
 
Quizá la segunda interpretación sea demasiado arriesgada, pero en cualquier caso una canción inspira. Y se completa en el interior de cada uno. El vídeo a lo Sofía Coppola en “Lost in Translation”, tiene más sentido en esta versión. Grabado en Tokio, la excentricidad simbólica de los componentes de la banda en mitad de las luces de neón puede servir para ilustrar “una ciudad atrapada y un medio para liberarse”. En cualquier caso, “Read my Mind” resulta épica y bella. Una canción que comienza suave y quizá triste y crece hasta teniendo la capacidad de inspirar esperanza.



Letra traducida interpretada de "Read my Mind" ("Lee mi mente").

A pesar del tráfico en la civilización avanzada,
estoy tratando de atravesar y sobrellevar las cosas.
Aún así, piensas que puedes salir adelante sola y
crees que soy un mito del pasado que no necesitas.
¿Podrías tomarte un tiempo y reflexionar?
¿Podrías escucharme por un momento?


A decir verdad jamás me he dado por vencido,
a pesar de operar en esta ciudad de doble moral.
Manejo el semáforo, tengo esa pequeña tarea,
de llevar y mostrar la luz verde en todas partes.
¿Podrías hacerle caso a las señales de tránsito?
¿Podrías leer el manual antes de doblar la esquina?


Pretextos, que si los viejos tiempos eran mejores,
que si el hombre era más honesto y de un espíritu
inquebrantable, en espera de la Tierra Prometida...
Si hoy la negación sigue que parece nadie notar,
al igual que la cruz que se lleva a todos a cuestas.


Si no me importaras, no estarías en mi mente,
porque no puedo brillar si tú no eres feliz.
Antes que sea tarde ¿podrías estar bien conmigo?


Es curioso ver cómo te dejas vencer sin luchar,
esperando sentada alguna señal de los cielos...
Si estoy justo ahora parado enfrente de tu destino,
todavía con las cicatrices que dejaron en mi espina.
¿Crees que no puedo manifestarme de esta forma?
¿Por qué les cuesta tanto trabajo reconocerme?


Relato ahí la concepción, la traición perpetrada,
el derramamiento de sangre muerto el sueño...
del inocente que pagó las culpas de todos.
De un misterio jamás revelado todavía...
de todo un mundo por descubrir que les aguarda.
De una ciudad atrapada y un medio para liberarse.


Si no me importaras, no estarías ahora conmigo,
porque sólo soy feliz si ustedes también lo son.
Antes que te aventures a cruzar sin mi legado,
podrías decirme qué secreto está ahí guardado
cuando te animes a interpretar mi testamento.


El que se desliza por mi fe y me hace caer,
jamás será capaz de descifrar ese llamado.
Vida mía, déjalo ir, no lo obligues si no quiere,
le deseo que reencuentre el calor del hogar.


Te decía... si no me importaras, no seguirías aquí,
porque tú misma eres la razón del ser.
¡No os veáis como bichos raros entre hermanos!
¡Mejor daos la mano y salgan adelante, unidos!
¡Y no olvides apoyarse en mí... en mi palabra!


Las estrellas resplandecen como diamantes en
bruto cuando se encuentran apartadas del Sol...
hasta que tengan tiempo para escucharme.

4 comentarios:

  1. Después de ver el vídeo, me quedo sin dudarlo con la segunda versión, la que parece querer mostrarte lo bonito del ser humano, la que invita a que seamos mejores, y la que nos grita que tan sólo hay que creer y tener fe para darse cuenta de que la vida es hermosa y de que el amor está por todas partes, sólo tenemos que estar un poco atentos y abrir bien los ojos. Y porque en el fondo todos queremos creer...

    ResponderEliminar
  2. A mí esta canción, desde que salió Sam's town, me pareció la mejor canción que habían hecho hasta ese momento. Y lo sigue siendo. Es muy visionaria.

    ResponderEliminar
  3. pienso en lo que nos invita es creer en un ser supremo y el mundo sigue rodando en su eje centrico sabien do que sin en ese ser supremo no somos nada

    ResponderEliminar
  4. llevo mucho tiempo buscando y encontrando infinitos significados de esta canción, habia sido mi favorota desde que salio... despues con el disco de Blatle Born amé la de "the way it was" (este disco fue sublime para mi) pero vuelvo a escuchar Read my mind y no cabe duda que tiene ese algo que me hace sentir mil cosas a la vez... tu interpretacion me gusto mucho, y le da un punto de vista diferente a mi manera de verla. gracias!

    ResponderEliminar