"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

13 ago. 2011

GOSSIP, "Heavy Cross" Inevitablemente te mueve (2009)


A veces se nos olvida que el rock and roll no fue hecho para los que, como yo, éramos cobardes de barra de bar y nos sentíamos (y sentimos) a gusto en garitos donde se puede y debe hacer de todo, menos bailar. Donde suene lo que suene hay un contrato no escrito que dice que en ese local se pude cantar, caerse, tirar la copa… pero que nadie bailará y por lo tanto no te sentirás estúpido yendo hacia la barra cual toro que se arrima a tablas. Pero ya en su momento Elvis demostró que el rock era una música que expresaba cosas que se podían reflejar a través de los movimientos del cuerpo. Una forma de comunicación, de expresión, también de liberación. El dance-rock, o el rock electrónico, o el rock con sintetizadores o como se quiera llamar lo que hace Gossip, cincuenta años depués, al fin y al cabo sólo perpetúa de otro modo lo que comenzaron los pioneros.


Gossip es una de las bandas de rock que consigue que quiera o no quiera el ritmo me sube por las piernas y tengo que hacer algo para soltar esa energía que contagia, especialmente en este Heavy Cross, de su cuarto disco “Music for Men” (2009). La mezcla de electrónica, guitarras, y sobre todo la batería de Hannah Blilie llevan por momentos a esta canción a un éxtasis. Envolviéndolo todo, y líder de la banda, está Beth Ditto (Searcy, Arkansas, EE.UU., 1981). Un chorro de voz, es la Montserrat Caballé del rock; la blanca que puede desafiar a una negra cantando soul; la defensora de los derechos de homosexuales en EE.UU. (su mayor éxito era un alegato a favor del matrimonio gay en época de Bush, “Standing in the Way of Control”); la polémica mujer que no tiene pelos en la lengua hablando de otros artistas; la que puede posar como una diva envuelta en sedas o mezclarse con la gente en un concierto en ropa interior dejando bien patente su no disimulada obesidad.

La canción trata según la propia Beth Ditto del proceso de creación, de las dificultades del mismo, aunque en este caso la letra en este temazo queda claramente en un segundo plano respecto a la música, verdadera protagonista por si misma. Incluso la voz de Beth Ditto parece un instrumento más. Pongo dos versiones; la original, más electrónica, con los arreglos más cuidados evidentemente, más bailable; y en directo, donde se ve a la banda tocando en los estudios de la BBC, y donde demuestra su sonido más eléctrico y cómo la dificultad vocal de la canción la Ditto la solventa como una superdotada. Que no adelgace, no vaya a ser que desafine en su próximo disco, que sale en principio a finales de este 2011.




2 comentarios:

  1. Los vi en Copenhague hace un par de años, hacia un calor casi asfixiante, lastima que toco un jueves...solidos en directo pero su guitarrista va algo stressado cambiando cada dos por tres de guitarras o tonalidades. Ella le falta algo de control vocal pero tiene ese toque fresco que lo hace sonar nuevo sin ser edulcorado, como tienen costumbre las discograficas comerciales.

    ResponderEliminar
  2. Una cancion muy buena, expresa muchas emociones, en cualquier segundo de la musica o voz, se aprecia la grandeza y fu fuerza.
    Esta cancion una vez escuchada, te se graba en la cabeza y duro que alguien pueda escucharla solo una vez.
    Se necesitan mas canciones asi para expresar lo que uno tiene dentro.

    ResponderEliminar