"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

30 dic. 2011

EXTREMODURO, “Mezclar agua con sed” Las uvas se comen con la familia (2004)


Este es el último post de Gabba Gabba Hey! en este 2011, un año del que muchos no guardaremos especiales buenos recuerdos. Quizá dentro de treinta años, cuando seamos no viejos, sino definitivamente viejos, apreciemos esta mierda de año de crisis, miedo, decepción, no demasiada buena música, ni cine, ni ná de ná. Algunos se levantaron aquí y en el norte de África, la salud de los que conozco anda bien, seguramente mucha gente se habrá enamorado, otros no han perdido la esperanza, y mal que bien hemos reído y llorado, lo cual indica que seguimos estando vivos. Pero es poco… Hay que conseguir más, mucho más, y sólo hay una vida para gastar. ¿Cuando se acaba el año quién no se pone trascendental antes de emborracharse? Pues eso. Y cuando se acaba el año, ¿quién no se refugia del miedo al futuro en los suyos? Pues yo me refugio en Extremoduro, que las uvas se comen con la familia.

29 dic. 2011

LÜGER, “Dracula´s Chauffeur Wants More” Bendita esquizofrenia (2011).


“Madrid te ataca. Si no viviéramos en Madrid no haríamos esta música tan esquizofrénica”. Así explica Lüger el por qué su paranoia. Especialmente en este tema Lúger es una serie continua de explosiones de efectos, electricidad hasta el calambre, sintetizadores de otra época, psicodelia, tensión, ritmo de ataque al corazón; ritmo de carrera de un cocainómano doblemente pirado perseguido por la policía. Y como siempre, al menos para mí cuando se trata de space rock o rock psicodélico, noche, muucha noche. Madrid para los fuera es una mujer atractiva con mil encantos ocultos que deseas encontrar y disfrutar; Madrid para los de dentro puede ser una cárcel. Si la esquizofrenia de Lüger se explica por cómo perciben sus componentes esta ciudad, tengo que decir que soy un egoísta; quiero que Madrid les maltrate para que sigan así de locos.

27 dic. 2011

GLASVEGAS, "Daddy´s Gone" "Cómo es que eres mi héroe y sin embargo nunca estás aquí" (2007).


Siguiendo con este espíritu navideño que nos embarga, es hora no ya de brindar con vinagre con el “Evil” macabro (pero épico) de Interpol, sino para acordarse de los que no están. Sigo pensando en los que en estas fechas, ante la avalancha espantosa de buenrrollismo obligatorio, no tienen la capacidad de coger esa ola de falsa euforia que nos lleva al Corte Inglés. En Corea del Norte se ha muerto su “Gran Líder” y es obligatorio por ley mostrar signos externos de tristeza desmedida ante semejante pérdida. En nuestra democrática Navidad también hay una obligatoriedad de mostrar signos exteriores de felicidad en estas fechas. Sin embargo hay gente que no puede, por muchos motivos. “Daddy´s Gone” de Glasvegas muestra en un pedazo de canción uno de esos importantes motivos que convierten a la Navidad en esta fiesta tan cruel.

26 dic. 2011

INTERPOL, "Evil" Brindando con vinagre (2004).


Dado que estamos en estas entrañables fiestas qué mejor que poner la canción que recuerdo que está basada en lo más procaz, desagradable, dantesco y cuantos adjetivos quieran usarse. No es que sea alguien que esté enfadado con el mundo ni que le guste despreciar lo que aparentemente todo el mundo valora. Es sólo por equilibrar con tanto amor, aunque sea por brindar con vinagre con quien no puede sentirse tan bien en estas fechas. Si la banda sonora de la Navidad fuera el Merry Christmas de los Ramones o el Christmas, Baby Please Come Home de U2, quizá seguiría brindando aunque fuera una sola vez con los marginados de la Navidad, pero al menos no me parecería todo tan hortera. “Evil”, maldad, un título que promete para la que me parece la mejor canción de Interpol. Una canción basada en dos asesinos en serie.

13 dic. 2011

TENNIS, "Marathon" Música perfecta para ponerse a nostalgiar (2011).


A principios de año una pequeña banda de Denver (Colorado, EE.UU.) formada en esencia por un matrimonio de jovencitos que no tenían pinta de fumar ni de beber debutaba con su primer disco de larga duración llamado “Cape Dory”. Tennis, se hacían llamar. Ella, vocalista y teclista, se llama Alaina Moore; él, guitarrista, se llama Patrick Riley. Ambos son rubios, de piel clara, vestir clásico, sonrisa inocente… muy en consonancia con su música inspirada en el pop más sesentero. Sonido limpio, letra “limpia”, voz dulce. Retro pop, lo llaman, como si hubiera algo en música hoy que no sea retro. “Cape Dory” es la experiencia de la pareja navegando un año por el Atlántico en un velero de treinta pies. Alaina tenía formación clásica de piano y él había tocado en alguna banda local pero en alta mar no pensaban en música sino en la vida y la experiencia que vivían. Cuando comenzaron a pensar en el pasado… se convirtieron de nuevo en músicos. Y en matrimonio. La música que les nació, fue la perfecta para nostalgiar.

THE BABIES, "Wild 2" "Y vamos a montar de nuevo algún día" (2011)".


Siguiendo con mi repaso de parte de lo que he olvidado plasmar aquí del 2011, recuerdo a The Babies y su “Wild 2”. The Babies, grupo que se creaba a finales del 2010 en base a dos artistas contrastados; Cassie Ramone, la chica, de las Vivian Girls y Kevin Morby, el chico, de Woods. Ambos de Nueva York, más concretamente de Brooklyn, lugar como he comentado que representa a día de hoy en el arte lo que el barrio Montmartre de París representaba hace cien años. Se conocieron, se enseñaron cuanto menos partituras y en apenas unos meses se metieron en la trastienda de un local para grabar su disco de debut homónimo que vio la luz en febrero de 2011. La verdad, son de los que demuestran que no hace falta tanta historia para grabar un puñado de canciones a no ser que seas Extremoduro y quieras hacer una obra de arte de más de 90 pistas.

9 dic. 2011

NACHO VEGAS, "La Gran Broma Final" "Hay quien decía que era grande y fuerte nuestro amor. Y lo era igual que las Torres Gemelas, allá en Nueva York" (2011).


Haciendo el primer recuento de lo que me he dejado sin poner aquí del 2011 me doy cuenta de que faltan algunas cosas. Seguramente la mayor ausencia es presentar algo de “La Zona Sucia”, el disco que sacó Nacho Vegas en febrero. Quizá la ausencia se deba a que el gran Nacho Vegas es alguien a quien recurres en momentos especiales. Un día de primavera luminoso, con ganas de salir a calle, de entrar a un bar, de charlar y reír con amigos no es el mejor escenario para la música de este tímido asturiano. La llegada del frío, los días cortos y oscuros, el viento, las ganas de no salir de la habitación y de beber cerveza sólo sí que inclina a caer en la tentación de escuchar bien ese disco, así como su EP “Cómo hacer crac”… Y si terminas cayendo en esa tristeza emocional, te verás a ti mismo escuchando la discografía entera, asintiendo para tus adentros porque Nacho canta verdades de a puños; fracasos basados en sus propios fracasos pero que al fin y al cabo son universales; canta a los matices de la vida y los presenta con su cotidiana y bella crueldad. No conozco a nadie que se abra el pecho de par en par como él, y muestre todas sus entrañas, desde lo más hermoso, que es mucho, a lo más tenebroso, que puede llegar a ser más. José Tomás dicen que quiere morir en la plaza. Nacho Vegas retransmite cantando su propia autodestrucción sentimental y vital, hasta un punto quizás peligroso.

3 dic. 2011

THE TRANZMITORS, "Some Girls" Parecen chicos de Quadophenia, suenan como los Jam punkers (2006).


En 1977 el mundo también estaba en crisis. La subida del precio del petróleo desde 1973 provocó inflacción, paro, empobrecimiento generalizado y se implantó un cambio de paradigma en el modelo económico, adoptándose el neoliberalismo como solución, con los consiguientes recortes del estado en gasto social. La época de las flores, la ampliación de derechos, la mayoría de edad de la juventud estaba tan muerta como Jim Morrison. La historia se repite. Volvemos a estar en crisis, se vuelven a aplicar las mismas recetas mágicas y también ha acabado una época de optimismo generalizado donde en vez de flores y psicodelia había chalets adosados y coche guapo para todos. En 1977 el asco se tradujo en punk. Ahora… más que asco noto miedo. Pero el punk sigue siendo buen refugio. Y  The Tranzmitors suenan exactamente igual que los pioneros del mítico año 77.