"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

22 jun. 2011

LYKKE LI, "Sadness is a Blessing" Nadie baila con la tristeza como ella (2011)


Li Lykke Timotej Zachrisson, alias Lykke Li (Suecia, 1986), es definitivamente una digna aspirante al rimbombante título de musa del indie o incluso al más simple pero más importante título aún de mejor solista femenina del momento. Y la verdad es que hay divas para dar y regalar; Adele, Amy Winehouse… (paso olímpicamente de las sobrevaloradas y vacías Lady Kaká y compañía), y en España a otro nivel las Russian Red o Miren Iza (Tulsa). De todas ellas la que más me gusta es Lykke Li; me parece la más original mezclando electrónica, new wave, incluso folk e instrumentos clásicos; subjetivamente de la que me llega más su voz; la que desprende más carisma en el escenario (pobre Amy); la más emotiva; la que mejor compone mezclando; la que inspira más cosas, desde lo dulce a lo amargo.

El domingo moría Clarence Clemons, que representa el espíritu del rock and roll, el que nace con todo en contra y sale adelante en una de las grandes bandas de la historia. Lykke Li representa otra vertiente opuesta. No porque sea una nena-producto apadrinada por una multinacional antes de saber cantar, no. Pero nació y se crió en un contexto abierto para el arte, y ser sueca para mí ya es un punto a favor, porque este país de 10 millones de habitantes es una cantera inagotable de talento. Hija de una fotógrafa y un músico. Nacida en un pueblo, se crió en ciudades como Estocolmo, Lisboa o Nueva York, y países como India, Nepal o Marruecos… por lo visto sin la curiosa y quizá sana costumbre de no ver jamás la televisión. Todo eso antes de los 21 años cuando editaba su primer disco (“Youth Novels”, 2008).  Es de todos los sitios y de todos los sitios se ha nutrido para su música.

Puede ser suave y dura; explosiva e intimista; austera y barroca; inocente o malvada; naif o provocadora, acordándome del "I´m your prostitute" de "Get Some", primer single del comienzo de su nuevo disco editado este año (“Wounded Rhymes”, marzo 2011). Todo esto lo acaba de demostrar en su actuación de Madrid del Día de la Música.


Y como canción del “Wounded Rhymes” me ha dejado realmente asombrado “Sadness is  a Blessing”, un tema donde están presentes las dos principales señas de identidad de Lykke Li; su voz y su percusión, aquí no tan tribal pero muy presente. Le acompaña un vídeo excelente. ¿Quizá el mejor del año? Música e imagen de la mano al servicio de impactar. E impacta.

Con dos minutos de presentación sin música, Lykka Li se regodea en la tristeza. La tristeza es una bendición”, se titula el tema, “la tristeza es mi novio”, repite. Y es que cuando la pena se clava adentro hay muchas maneras de enfrentarse a ella. Y ella en el vídeo elige sucumbir al alcohol en mitad de un restaurante lleno de personajes burgueses vacíos que ignoran y quieren ignorar a la incómoda Lykke Li que comienza un baile hipnótico liberador o todo lo contrario, un baile con la propia tristeza, que al fin y al cabo “es el único amante que he conocido”. Frente a ella, el magnífico actor Stellan Skarsgård, el personaje impertérrito que no se sabe si es su amor o su padre y que se va quebrando por dentro mientras observa la escena. Lykke Li despeja la duda en la página oficial con un comentario junto al vídeo… “padre, se que he roto tu corazón, nunca fue mi intención, todo lo que quería era bailar…”.

Una gran canción. Un gran vídeo. Un éxito instantáneo independientemente de cuántos se enteren de que existe. Un tema para los que están hartos de disimular que están tristes.



"Sadness is Blessing" traducida ("La tristeza es una bendición")

(Letra original en inglés)

Mis rimas heridas emiten llantos silenciosos esta noche
Mis rimas heridas emiten llantos silenciosos esta noche
Y lo conservo como una brasa
Estoy anhelando en la distancia

Despotriqué, supliqué, le rogué que no se fuera
Pues la pena es el único amante que he conocido

La tristeza es una bendición
La tristeza es una perla
La tristeza es mi novio
Oh, tristeza, soy tu chica

Estas cicatrices mías hacen rimas heridas esta noche
Sueño con tiempos en que eras mío para que yo
Pueda conservarlo como un fantasmagórico
Corazón latiendo cerca del mío

La tristeza es una bendición
La tristeza es una perla
La tristeza es mi novio
Oh, tristeza, soy tu chica

Despotriqué, supliqué, le rogué que no se fuera
Pues la pena es el único amante que he conocido
Cada noche despotrico, suplico, le ruego que no se vaya
¿Será la pena el único amante que pueda decir mío?

La tristeza es una bendición
La tristeza es una perla
La tristeza es mi novio
Oh, tristeza, soy tu chica
La tristeza es mi novio
Oh, tristeza, soy tu chica

Página oficial de Lykke Li

¿Qué te ha parecido?

1 comentario: