"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

27 oct. 2011

LENDAKARIS MUERTOS, "Soy un veterano de la kale borroka" ¿Qué música poner para el fin de ETA? (2005)

Hace una semana volvió a ser un día histórico. Cuando me aburra de escribir aquí seguro que alguna vez vuelvo a leer esto, porque hace referencia a algo grande. ETA anunció el “cese definitivo de su actividad armada”. Ya era hora. Por fin. Repito (otra vez) que este no es un blog político ni de noticias pero que la música abarca toda la realidad. Y quiero ponerle música a este fin de la violencia etarra. Los análisis estrictamente políticos o las sensaciones que me provocan ese anuncio durante esta semana sobran aquí. Pero la música no. Había pensado en la ya rayada “Viva la Vida”, la única canción que me ha gustado de Coldplay. Sólo por el subidón y por su título. Después, acordándome de tanta gente que ha sufrido innecesaria e injustamente, me salían canciones de otro siglo como el “Hallelujha” de Leonard Cohen… quizá por el Premio Príncipe de Asturias y su sentido espiritual. Realmente ha sido una noticia histórica que al final no asociaré a ninguna banda sonora que mi mente haya producido de forma natural. Así que busqué una canción contra ETA porque a estas alturas de la historia no soy de los que les voy a dar las gracias por apearse del caballo a los últimos talibanes… Y no encontré.
La primera es que hay grupos que ideológicamente se han sentido identificados con la izquierda abertzale, considerando ideas, discursos, asambleas, huelgas, terroristas, conciertos de rock, pandilla de amigos, asesinatos, quema de contenedores, etc, como parte del mismo todo. Soziedad Alcohólika, La Polla Records, Kojón Prieto o Kortatu fueron jaleados en País Vasco y Navarra por su gente (beneficiándose de ser fijos en las fiestas de muchos ayuntamientos) y en España por un coro rociero que se disfraza de progre o antisistema y acepta sin más las consignas de cualquiera que esté encima de un escenario con una guitarra y cante rock radical con K. No sé si me da más grima la falta de inteligencia o de moral, pero han sido un ejemplo de lo políticamente correcto dentro de los que no querían serlo. En muchos ambientes, sobre todo en el pasado, o pasabas por el aro o eras un reaccionario.

La segunda es que hay otras muchas bandas que pueden cantar y gritar contra todo lo que detestan… mientras eso no suponga ningún problema. No a venir el tío Sam a llevarte a Guantánamo por considerar a Estados Unidos el culpable de las siete plagas de Egipto. Ni van a meterte en la cárcel por apología de las drogas, o anticlerical, o rojo… Este segundo grupo tiene miedo a que la dictadura de lo políticamente correcto dentro de los que se consideran tan anti-todo les señale con el dedo. “¿Un grupo de Málaga que se caga en un asesinato político? Umm… huele a fascista…” Yo digo umm… qué cobardes los que rabian en su casa en alguien que pone una bomba lapa y jamás se atreverán a expresar esa rabia por simple comodidad comercial.

   La tercera razón es que hay quien cree que tanto ETA como el conflicto político que hay detrás es un tema delicado y complicado, que hiere sensibilidades y que no es tan fácil de tratar en una canción. Joder, como si fuera fácil cualquier tema que se toca alegremente de forma maniquea y populista en tantos y tantos casos. Ahí no tienen tantos escrúpulos. El asesinato de uno que pasaba por allí y tuvo mala suerte de que explotara la bomba me parece muy sencillo de tratar.

Otros no cantan específicamente contra nombres propios ni situaciones concretas. En ese caso entiendo la ausencia de referencia alguna a ETA en sus canciones. Y están el resto de bandas, que no cantan contra nada, porque no tienen nada que decir. Cantan… sí… pero sólo porque se supone que debe cantarse en una canción. Está bien, cada uno hace la música que quiere…

El rock es crítico, valiente e incomoda. Cuando es estúpido, cobarde y cómodo, puede vestirse de rock con punteos estratosféricos, cuero, voz ronca y tacos en unas aparentemente letras agresivas. Pero se convierte en un gatito amaestrado disfrazado de tigre. No hay canciones contra ETA de grupos de rock decentes. Hay críticas encubiertas y  matices… Pero no buscaba eso. Al final me quedo con Lendakaris Muertos porque representan muy bien el país intolerante en el que vivo. Grupo punk de Navarra que ha sido acusado por la AVT (Asociación Víctimas del Terrorismo), espero que sólo por sus dirigentes, de apología del terrorismo; y al mismo tiempo ha sido boicoteado en más de una ocasión por los que supuestamente son su público natural. Cantar “Gora España” asumiendo pasión por los éxitos de la selección mientras se es abertzale con ironía y criticando al mismo tiempo el fanatismo por el fútbol está visto que es demasiado para los que les tiraron objetos, les cortaron la luz y les agredieron. Esos se llamaban a sí mismos “antifascistas”. Que se miren al espejo y vayan a la escuela.


Un país en el que su rock es tan poco crítico no es capaz de denunciar atentados y marginación social a personas por su identidad nacional es un país del que no sentirse orgulloso. Un país en el que un grupo como Lendakaris Muertos es denunciado por unos por pro-terrorista, y agredido por otros por “nacionalista español y fascista”, es un país que tiene graves problemas. Lendakaris Muertos son punkies, heredan cierto espíritu de anti-todo de Eskorbuto, la mítica banda de rock radical vasco que más respeto me han merecido. Son políticamente incorrectos para un cualquiera que sea intolerante, lleve una bandera con el pollo o lleve rastas. Son conocidas sus simpatías por el nacionalismo vasco, los gaztetxes y los CSO (Centro Social Okupado)… y que se atreve a meterse con el DNI vasco donde dicen ("la mierda en euskera no me sabe mejor") o cantan “el problema vasco, el problema vasco... aquí no se folla, este es el problema vasco”. Al mismo tiempo tienen problemas con las autoridades para tocar en festivales como el Soria Rock. No creo que “Veteranos de la Kale Borroka” sea una canción que se tome a chiste a los que jodieron tantas veces las calles del País Vasco y Navarra. Más bien creo que es una crítica mordaz y aguda a los que convirtieron el “gasolina y fuego” en un modo de vida. Se critica su violencia y su exigencia de vida cómoda por los supuestos servicios prestados. ¿Sólo lo veo yo?

    En la nueva etapa que se abre con el fin de la violencia etarra hará falta el espíritu crítico y la valentía de Lendakaris Muertos.




Yo no estuve en Vietnam
yo no estuve en Camboya
yo no me cargué amarillos
pero me dieron muchas ostias
Yo no estuve en el golfo
no estuve en las Malvinas
anda, dame una aspirina
me ha chundao la policía
Soy un veterano de la kale borroka
exijo compensación, aunque sea media pensión
Soy un veterano de la kale borroka
dame mi pensión o te parto la boca, cabrón! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario