"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

3 nov. 2011

SURFER BLOOD, “Miranda” Nostalgia veraniega (2011).


Uno siempre desea lo que no tiene”, “sólo se valora algo cuando se pierde”. Por fin ha entrado el verdadero otoño. Cuando hablaban de “otoño caliente” se referían a otra cosa, no a un verano que se prolongaba por encima de la lógica. El cambio de hora, el viento, las primeras lluvias, la oscuridad temprana, la ropa olvidada al fondo del armario… va haciendo que el verano comience a diluirse en la memoria. Ahí es cuando ves con una nostalgia impropia del tiempo pasado el último vídeo de los Vaccines, “Wetsuit”, dedicado a los festivales de verano; en esos momentos en que el amenazador y aburrido noviembre llega es cuando escuchas el sonido beat y surf de los andaluces Airbag creyendo que estás en una película en la que siempre es verano; y es cuando lo último de Surfer Blood no sólo te suena bien porque es pegadizo y sencillo de degustar, sino porque te dan ganas de cerrar los ojos y notar el viento aún cálido en tu cara bajando la ventanilla de un coche que va a una playa de la que están yendo los últimos adictos al sol y se quedan los adictos a la puesta de sol con unas cervezas.


Surfer Blood no son de California, son de Florida. Tampoco los Ramones eran californianos y al principio se les intentó denigrar llamando a eso que tocaban dejando la boca abierta al personal como “sólo surf acelerado”. Ni los Ramones hacían surf ni Surfer Blood es un grupo típico de este estilo que está viviendo una segunda juventud. Por mucho nombre surfero que lleven, son más complejos que el surf rock, y también menos divertidos. Se consideran herederos de las grandes bandas míticas del rock, entre las cuales están, evidentemente, los propios Ramones. En esta canción sobre la que escribo hoy hay ritmo surfero, melodías inocentemente sesenteras, letra con un amor de verano por bandera… pero sin embargo a muchos les huele más a años 90 que a otra cosa. Y la música de hoy todo lo recicla, primero los 70, luego los 80, los años 60 siempre estuvieron idealizados pero… ¿los años 90? De los 90 nos quedamos con ciertos grandísimos discos, pero de la esencia pocos sienten añoranza en las bandas independientes. A mí, desde luego, me recuerda (demasiado por momentos) a una canción muy corta de los Pixies del año 90 llamada “Allison”.


Surfer Blood son un quinteto de muchachos con pinta algunos de ellos de buenos estudiantes preuniversitarios. Tuvieron su debut el año pasado con un LP llamado “Astro Coast”, bendecido por gran parte de la crítica sin que ello impidiera que lo presentaran en países como España en su primera visita (tocaron después en el Primavera Sound) ante aforos de apenas un centenar de personas (Capitol, Santiago). “Miranda” es esa canción que me provoca nostalgia veraniega y está incluída en su EP “Tarot Classsics”, último trabajo para un sello independiente que hacen puesto que acaban de montarse al carro de Warner Bros. Es curioso, las grandes multinacionales buscan entre los grupos independientes promocionando algo que hace años cualquiera diría que era simple nostalgia sin sentido.

Lo que está claro es que este triste noviembre que se presenta me motiva, con canciones como "Miranda", a preparar el siguiente verano.

1 comentario:

  1. woooo esta es una banda chida y gracias por la investigacion de este contenido ya aclaro mis dudas thanks

    ResponderEliminar