"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

15 sept. 2011

GREG PRESTON & THE GREAT MACHINE, “Leave The Light On” Descarga de adrenalina (2011).


Greg Preston and The Great Machine son unos auténticos desconocidos para mí. Por casualidad recientemente hice click a un enlace y aluciné con su rock crudo. Después de escuchar unas cuantas veces su único EP de debut titulado “Hate To Love The City” (julio, 2011) descubrí que son otra nueva banda desconocida de garage que probablemente sigan siendo desconocidos sean tan buenos como parecen o sean flor de un día. Al menos Internet es un aliado para ellos y una suerte para los que a veces hacemos click en el enlace adecuado. Apenas 500 copias de su EP a la venta por 5 dólares… que también se puede escuchar online y descargarse gratis. Son de Hamilton (Canadá) y detrás del ampuloso nombre se esconde un trío liderado por el vocalista y guitarrista Greg Preston. Un trío que se desgañita, que tiene un ritmo frenético, divertido y musicalmente salvaje con pinta de universitarios brillantes que reinterpreta lo mejor de una época que no viví y que sin embargo echo de menos.


Coincidiendo con la explosión de los White Stripes se produjo el renacimiento del garage, con el surgimiento de multitud de grupos que reivindican una parte de la edad de oro de la música. Desde los grupos más consagrados que son bandas de garage o con gran influencia de este genero, como los propios Strokes, Mando Diao o The Hives, hasta bandas minoritarias de gran nivel. Estas últimas me llaman mucho la atención, porque no concuerda la energía y autenticidad que emanan con la repercusión que tienen. La más auténtica banda del nuevo garage del siglo XXI para mí es The Love Me Nots, pero cada poco tiempo descubro a más bandas garage que beben de The Kings, The Who mezclados con otros ingredientes… En este caso Greg Preston and The Grat Machine beben fundamentalmente de los Stooges pre-punks, de ese sonido que olía a surf del que mamaron los Ramones cuando eran unos chavales y soñaban con ser una banda de rock.

El EP suena tan auténtico y puro entre otras cosas porque fue grabado como si fuera un directo, todas las pistas a la vez. Lo genuino gana a lo perfeccionista y virtuoso en este caso, otro guiño punk. “Leave The Light On” es el primer tema y se lo pondré al siguiente que diga que el rock ha muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario