"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

3 oct. 2011

HONG KONG BLOOD OPERA, “Killing Joke” Rabia mexicana (2007).


La música no creo que haga progresar a un país. Tampoco creo que una canción o un disco puedan tener en su seno una carga ideológica de tal calibre que influya transformando la sociedad, como lo pudieron hacer El Contrato Social o El Capital. Creo que con la que está cayendo una canción  no va a solucionar nada. Ni aquí en España, ni en Etiopía ni en México. Pero como decían los Héroes del Silencio con su típico tono épico… “si no hay paraíso, ¿dónde revientas?”. Vamos, que la música no cambiará nada, pero es una válvula de escape (no necesariamente una evasión); como cuando a la olla a presión le puedes soltar vapor de agua para que no explote; es un aglutinador de voluntades; es a menudo más que un reflexivo discurso, un escupitajo, un dardo, una piedra, un dedo apuntando y señalando, una V de victoria… Este “Killing Joke” sería más bien un grito de rabia y espasmos.



No conozco nada bien la escena independiente mexicana, pero lo que siempre he tenido claro es que a pesar de las particularidades y tradiciones musicales nacionales, en México debía haber muchos grupos que expresan básicamente una cosa; rabia. Si no hay paraíso… ¿dónde revientas? Al menos revienta gritando canciones como “Killing Joke”. Es un ejercicio banal, que no mejorará nada, pero, joder, a veces se necesita un saco de boxeo contra el que desahogarse. Si vives en un país que se está desangrado y en el que no se tiene claro ni cuáles son los bandos, ni en qué bando estás tú exactamente; en el que aún se escapa tanta gente a buscar el sueño dorado del vecino del norte; un país en el que alza la voz se juega su bigote y en el que no sabes si los problemas irán a más o irán a menos… En un país así… tiene que haber rabia necesariamente. Unos podrán centrarse en escapar, otros en mirar para otro lado y sobrevivir al día a día, otros tendrán suerte y verán los toros desde la barrera, hay héroes que se juegan el tipo… habrá de todo, pero en México tiene que haber necesariamente rabia. Y la gran familia de estilos del rock es terreno abonado para la rabia.

Por fin se cruzó por casualidad una banda mexicana (de Hermosilla, estado de Sonora) que refleja esa rabia; Hong Kong Blood Opera. Y cómo no, ellos se definen como un grupo punk, que es el estilo de la rabia por excelencia. Más bien mezclan el punk y el metal cantado en inglés con lo electrónico y con cierto regusto que a mi en títulos y portadas me recuerda a algo bizarro y gore. Se promocionaron ganando en 2006 el Rockampeonato, auténtico trampolín para ser conocido en México, y al año siguiente publicaron un EP (“The Critical Pararazzi”) del que sobresalía este potentísimo “Killing Joke” (“La Broma Asesina”). No habla de guerra, violencia ni nada… Es lo mismo. Es rabia independientemente de la excusa que se ponga para cantar esa rabia.

Yo sé que además de rabia existe la frustración, la incomprensión, la esperanza… y sobre todo miedo y tristeza. Pero la canción que sirviera para reflejar todo eso sería la canción perfecta. Y no existe.



Blog de Hong Hong Blood Opera

No hay comentarios:

Publicar un comentario