"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

20 oct. 2011

FUNDACIÓN ROBO, “Cómo hacer crac” ”Han desarticulado a la cúpula de la CEOE” (2011).


El sábado pasado sucedió algo histórico. Lo dices así y pocos sabrían qué contestar. Sin embargo, sucedió, y el tiempo dirá si es el nacimiento de una gran ola que se lleve toda la suciedad o sólo un brindis al sol. En cualquier caso me encantan los brindis, y si hay sol, mejor, así que habrá merecido la pena salir a la calle en cualquier caso. El sábado pasado por primera vez en casi mil ciudades de todo el mundo se manifestaron (nos manifestamos) personas para protestar contra lo que se conoce como “el sistema”. Unos porque piden la renovación del sistema, otros porque piden el fin del propio sistema, todos en cualquier caso unidos desde San Francisco a Tokio, protestando contra el modo en que la clase política está (no)solucionando la crisis, y la pérdida de derecho de las personas frente a los privilegios que se dan a los “mercados”. En Cuba por cierto nadie salió a la calle, que por lo visto allí el “sistema” funciona bien y nadie se indigna con él. Hay que estar muy sordo en estos tiempos para no oír un gran crack. Todo está haciendo crack, y hay quien lo canta.


Fundación Robo es un proyecto plural compuesto por músicos españoles que no tienen vergüenza de hacer música crítica y distribuirla gratuitamente. Son simplemente personas que aportan un mensaje y su punto de vista desde un punto de vista artístico sobre lo que está sucediendo. Son simpatizantes del 15-M y el proyecto comenzó con gente poco conocida como Roberto Herreros (Grande-Marlaska), Karlos Osinaga (Lisabö) y Joseba Irazoki (Atom Rhumba). Llevan desde este verano presentando en Internet canciones de mejor o peor calidad, pero sin duda la colaboración en Fundación Robo de Nacho Vegas es un puntazo y su “Cómo hacer crac” es la mejor canción que han hecho hasta ahora. A pesar del desembarco reciente de Albert Pla.

Nacho Vegas presenta con tono de cantautor de canción protesta un cuadro triste, a ratos realista y a ratos surrealista e incluso esperanzador, de la crisis actual. Triste y realista cuando relata la vida de alguien que sencillamente está desorientado, sólo, y sin motivación ni perspectivas. Surrealista, también irónico (y esperanzador) cuando, en lo más brillante de la canción, anuncia “que han desarticulado la cúpula de la CEOE” (la organización de la patronal española); o que “han desahuciado a la familia Botín” (la familia dirigente y fundadora del Banco de Santander). Crítico contra esa especie de marea de consigna mundial lanzada desde los gobiernos e instituciones financieras que impele a la resignación y confianza ciega en las medidas de “austeridad”. Y de fondo, se oye como todo hace crack.

Es más original que la típica canción protesta, la percusión machacona aumenta el ritmo conforme avanza la canción, tiene una buena melodía, la letra es inteligente, acertada y no demagógica. Y Nacho Vegas demuestra que los que pensábamos que básicamente era aburrido, fuimos unos impacientes. Si alguien que no la haya escuchado se atreve a dejar que suene hasta el final, quizá después de casi cinco minutos descubra que Nacho Vegas no es Freddy Mercury, ni lo necesita ser, porque canta muy bien, y transmite mucho sin hacer muchos alardes.


“Cómo hacer crack” es la canción más contemporánea en letra que he puesto en este blog, nacido en medio de una crisis de mierda. Pero todo está haciendo crack. Y este inmenso y globalizador crack puede ser el final de todo lo bueno que generaciones han conseguido con mucho esfuerzo, o el final de todo lo que huele mal.

Letra

Cada mañana te despierta la sensación
de que hay alguien gritando a tu lado,
pero estás solo en la habitación.
Y desayunas leyendo la prensa
para saber lo que hay que pensar.
Lees tu horóscopo; eres Capricornio.
Te entra el pánico y bajas al bar.

Y hay una camarera colombiana,
pero ella nunca ha reparado en ti.
No lo intentes; regresa a casa.
Tal vez te sientas seguro allí.

Pero en la tele dan la muerte violenta
de alguien molesto para la sociedad.
Y el presentador hace una mueca,
abre la boca y solo suena un crac.
Abre la boca y solo suena un crac.

Y cae la tarde, y te atreves a volver a salir.
Compras pan de Bimbo y dos yogures
en el Mercadona de Pumarín.
Y oyes voces justo al otro lado;
es una fiesta que hay en un café.
Te informan de que han desarticulado
a la cúpula de la CEOE,

y de que solo habrá un nuevo principio
una vez consumado el fin.
Y una niña susurra a tu oído
que han desahuciado a la familia Botín

y que han cambiado el significado
de algunos verbos como “disfrutar”.
Y en la calle se hace un gran silencio,
pero si escuchas bien oirás un crac.
En toda España solo suena un crac.
En occidente solo se oye un crac.

Y si esto no es el fin,
si esto no es un final, entonces
es la bomba que va a estallar.
Es una bomba y va a estallar.

(En Avilés solo se oye un crac.)
(En Albacete solo se oye un crac.)
(En Cudillero solo se oye un crac.)
(En Benidorm solo se oye un crac.)
(En Calahorra solo se oye un crac.)

Y en la tele dan la muerte lenta
de algún experto en el mundo global,
y oyes el timbre y al abrir la puerta
hay a una multitud haciendo crac.
Una multitud haciendo crac.


No hay comentarios:

Publicar un comentario