"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

9 dic. 2011

NACHO VEGAS, "La Gran Broma Final" "Hay quien decía que era grande y fuerte nuestro amor. Y lo era igual que las Torres Gemelas, allá en Nueva York" (2011).


Haciendo el primer recuento de lo que me he dejado sin poner aquí del 2011 me doy cuenta de que faltan algunas cosas. Seguramente la mayor ausencia es presentar algo de “La Zona Sucia”, el disco que sacó Nacho Vegas en febrero. Quizá la ausencia se deba a que el gran Nacho Vegas es alguien a quien recurres en momentos especiales. Un día de primavera luminoso, con ganas de salir a calle, de entrar a un bar, de charlar y reír con amigos no es el mejor escenario para la música de este tímido asturiano. La llegada del frío, los días cortos y oscuros, el viento, las ganas de no salir de la habitación y de beber cerveza sólo sí que inclina a caer en la tentación de escuchar bien ese disco, así como su EP “Cómo hacer crac”… Y si terminas cayendo en esa tristeza emocional, te verás a ti mismo escuchando la discografía entera, asintiendo para tus adentros porque Nacho canta verdades de a puños; fracasos basados en sus propios fracasos pero que al fin y al cabo son universales; canta a los matices de la vida y los presenta con su cotidiana y bella crueldad. No conozco a nadie que se abra el pecho de par en par como él, y muestre todas sus entrañas, desde lo más hermoso, que es mucho, a lo más tenebroso, que puede llegar a ser más. José Tomás dicen que quiere morir en la plaza. Nacho Vegas retransmite cantando su propia autodestrucción sentimental y vital, hasta un punto quizás peligroso.


No soy capaz de escribir un artículo sobre Nacho Vegas. Esto sólo es una mierda de boceto. Hay quien inspira una palabra de desprecio, hay quien inspira una frase simple para describirlo, y hay quien con sólo una de sus canciones es capaz de inspirar tantas imágenes, pensamientos, nostalgias, metáforas y diálogos imaginarios… que ni entran en un simple artículo por muy largo que fuera, ni yo soy capaz de sintetizar toda la triste belleza que encarna. Nacho Vegas suele enamorar o suele apestar. Tiene seguidores fieles que van más allá de lo musical porque el hombre, el músico y el personaje son todo uno en el caso de Nacho y si te llega su música te has convertido en su confidente, en alguien a quien cuenta sus penas, pequeñas alegrías y esperanzas, ideas de la vida y momentos concretos de su existencia. Supongo que a los que apesta, se debe a que en este mundo de sonrisas fáciles e hipocresía, hay quien prefiere bailar el waka-waka a escuchar “ahora estoy cansado, y hasta tengo miedo de mi propia vida, y sé que lo tendré toda la puta vida”. Claro que su voz no acompaña, es otro grandísimo compositor de melodías y letras que no tiene el registro vocal de Freddy Mercury, y sus directos resultan sinceros y desgarradores pero vocalmente desastrosos. Y claro que musicalmente es simple, y en muchos casos si sus temas se redujeran a su versión acústica, casi no se notaría. Yo desde luego siento que este tipo tiene la melodía y las palabras justas para cada día que es domingo por la tarde lluvioso, o para cada martes o sábado que es domingo por la tarde dentro de mí… Por eso termina cayendo bien sin conocerlo, por eso parece familiar, por eso hasta desearías que alguien que se asoma a veces al pozo deje de componer penas para celebrar un pequeño gran triunfo. Sólo el triste valora como nadie salir de la tristeza.

“La Gran Broma Final” es la canción de una ruptura. Presentada con un videoclip formado por fragmentos de veinte películas clásicas que tratan sobre relaciones intempestuosas como “La Dolce Vita”, “El Graduado”, “París, Texas” incluso “Atrapado en el Tiempo”, muestra que cada vez Nacho Vegas cuida más sus arreglos y le da bola a una orquesta que tensa la canción conforme se avanza el final. La ruptura de “La Gran Broma Final” muy probablemente es la del propio Nacho Vegas con Christina Rosenvinge, juntos artísticamente y sentimentalmente entre el 2007 y el 2010. Nacho buscó a Cristina, la comentó que le gustaban sus discos, que colaboraran… Y lo uno llevó a lo otro. La pareja underground dio conciertos, sacó un disco y vivió la vida que, en alguien como ellos no debió de ser rutinaria y simple. Sorprendentemente fueron objetivo de la prensa rosa y estuvieron en boca de gente que opinaba sobre todo menos música.


Cuando aparece este tema adelanto de “La Zona Sucia” Christina ha roto con Nacho y este, con el sabor de fracaso y decepción en la boca… hace alusiones a esa prensa rosa; a ese director (quizá Ray Loriga, ex marido de ella); a tambores de guerra; a grietas que terminarían por obligar a demoler la relación; al miedo de que algo se convierta en simple inercia; a la insistencia de él en hablar de amor cuando ya estaban las cosas mal; reproches al día después de ella concediendo entrevistas mientras él escribe canciones de desamor; al agua y la sal, el encanto y las adicciones de él… Realmente de cada verso se han establecido paralelismos con su vida real, y realmente sólo me sirve para dar cierto sentido a versos aparentemente enigmáticos pero no me interesa cada detalle, yo no soy la prensa rosa. Es más… lo más importante, esa “gran broma final” que deja desconcertado al cantante y que no conocemos… es la gran cuestión abierta de la canción y la parte más universal. La gran broma final es enterarte el último de que se ha acabado; es que alguien después de ti vuelva con su ex; es que sepas que jugaron contigo; es que haya alguien más… Quién sabe. Hay todo un ramillete de grandes bromas finales que no tienen ninguna gracia.

Por cierto, Christina quizá haya respondido poco después con su tema "Weekend" en el que decía cosas como; "Adoro tus encantos pero me voy de aquí. El abismo es un lujo que no me puedo permitir. Sé que echaré de menos cada milímetro de ti. Tú y yo nos entendemos, siempre será así. Acaricias algo que no existe, y yo me hago trizas al verte siempre triste, amor. Dentro de ti no cabe nadie más que tú. No llores más, mi vida, se ahoga mi corazón. Está creciendo un río en medio del salón. Ya suelto las amarras, lista para zarpar. Me voy en mi barquito de la inmensa soledad."



Letra de "La Gran Broma Final" 

Dejan los tambores de sonar
Y un gong anuncia la retirada
Se discute la capitulación
Mientras se aproximan carcajadas.
Obtuve un premio por miedo a padecer
De cinco años de indolencia
Es la semana grande de la crueldad
Y en nuestro honor celebran una fiesta
Yo me limitaba a contemplar
La misma grieta de la pared
Alguien dijo "habrá que demoler"
No sé cómo no lo vi llegar
Era el día de la gran broma final

Ha cundido el pánico en Madrid
Salen fotos en la prensa rosa
En la alfombra roja habla el director,
Él sabe cómo se hacen bien las cosas.
Puede que el tiempo te dé la razón
Pero no queda tiempo, hoy es el día
En que dos planetas se estrellarán
Mientras tú concedes entrevistas.
Y ahora ya me empiezo a preguntar
Cuál de estos chistes es el mejor:
El del día en que te hablé de amor
Sabiendo que daban temporal
O el día de la gran broma final.

Como un mar me presenté ante ti
En parte agua y en parte sal.
Lo que no se puede desunir
Es lo que nos habrá de separar
En el día de la gran broma final.

Hay quien decía que era
Grande y fuerte y nuestro amor.
Y lo era igual que las torres gemelas,
Allá en Nueva York.
Y cuando sabes que algo puede ir mal
y estallará bajo tu nariz,
cuando no es posible ser feliz
y te asustas como un animal
es el día de la gran broma final.

Cuando te griten con rabia
que tu amor entero fue una estafa
y tú protestes y no quede un alma allí para escuchar,
cuando ya no queden ritos,
suene un golpe seco y casi un grito
y luego ya no te molestes,
ya no hay nada que arreglar,
es el día de la gran broma final.

Ya nada será igual
Tras el día de la gran broma final.

Página en Facebook de Nacho Vegas

3 comentarios:

  1. Andaba buscando por la web la letra de ésta canción y encontré algo mas, me encanta como describes a Nacho queda tan ad hoc cuando dices "Nacho Vegas suele enamorar o suele apestar", si amo la "gran broma final", ahora entiendo muchas más cosas, si ya me parecía catastrófica, ahora leyendo el "por qué" me parece aún más caótica y atractiva, gracias por la información, felices duermevelas! n_n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! A mí me sucedió lo mismo cuando descubrí su significado concreto. Y lo de "enamorar o suele apestar", por mucho que esté de moda Nacho Vegas, sigue apestando a la mayoría... Ellos se lo pierden, con nadie se está tan a gusto cuando quieres estar triste.

      Eliminar
  2. wow! excelente post.... que triste es esta ciudad en la que estoy. Hoy que descubro que mi ex esposa recibe visitas por la noche, y las esconde de sus padres. Y lo que es peor, mi hijo ahi oliendo marihuana. Esta noche saldre a matar vampiros.

    ResponderEliminar