"Me dices que sólo perdura el dinero. Me dices que sólo es sincero el sexo roto y no el amor. Te ríes con tu boquita de puta. Amigo, deberías estar en un campo de reeducación." (Pablo Und Destruktion, "Limonov")

30 may. 2012

SLEIGH BELLS, “Demons” Un poco de mala leche (2012).


Sleigh Bells… ummm… No sé si esto es una mezcla perfecta entre los riff adictivos de los grupos heavy hortera de los ochenta y el indie pop más cool (oh yeah…). No sé si su segundo disco, “Reign of Terror” (febrero 2012) es más bien nosise-pop blandito, si esos guitarrazos lo convierten en rock, si esa base electrónica hará que sea digno del local moderno de turno de este verano, o si esa vocecilla femenina de los años 60 lo harán un disco comestible para mucha gente. Todavía no sé si me gusta el disco este o no… Tampoco sé si es puro pose de chica guapa pija rebelde de chupa de tachuelas o yo soy un paleto, que para eso son de Brooklyn. Y es que desde que la burbuja inmobiliaria echó a la bohemia del Village en Brooklyn se cocina lo más “in”. No sé si son originales o una copia más inteligente de lo que hacen Tin Tings. No sé si es una patada en la boca o un envoltorio hermoso pero vacío.

Lo que sé es que tenía un día de esos de mala leche, que es básicamente el estado de ánimo nacional, empatado con la resignación, el miedo y la tristeza. Por casualidad encontré el videoclip de “Demons”… Y todas las dudas anteriores me dan igual, porque ni hortera, ni brillante, ni delicado, ni letra, ni reflexión estético-política que valga. Es una canción para la mala leche, y funciona. Punto. Cojonuda canción para los que puedan verlos este fin de semana en el Primavera Sound 2012. No es mala leche sin más, es una canción catártica. El vídeo con Alexis Krauss poseía envuelta en una atmósfera demoníaca lo es aún más. Impele a mezclarse con la masa y expulsar precisamente alguno de esos demonios que llevamos dentro. Que no sepan tus alumnos, tu jefe, tus padres ni tus vecinos cómo te puedes poner cuando estás de mala leche, alguien hace música para tu momento y nadie mira. Pena que dure apenas cuatro minutos, porque no da tiempo.

La parte fundadora del dúo Sleigh Bells es Derek E.Miller, y él también estaba de mala leche cuando dejó su banda hardcore y buscó una voz femenina para hacer otra cosa. Su padre acababa de fallecer y su madre estaba enferma de cáncer. Hoy el dueto compone a partes iguales y se le acusa de que “el primer disco era mejor” (“Treats”, 2010), y quizá de que “se les oía mejor en salas pequeñas”, o que “se han vuelto demasiado comerciales”. Blablabla… Me da igual. A veces se piensa demasiado la música y se vive demasiado poco la misma música sobre la que se piensa.


1 comentario:

  1. esos "riff adictivos de los grupos heavy hortera de los ochenta " jaja!

    ResponderEliminar